El Carácter y Uso de La Ofrenda

Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres. (Juan 13:29)

Las ofrendas hechas al ministerio del Señor son para el sustento del ministro y para socorrer y consolar a los necesitados.

El Carácter de La Ofrenda

En el Señor, las contribuciones (ofrendas, diezmos, votos, etc) son aceptadas si cumplen con los siguientes requisitos:

  • La ofrenda debe estar en posesión de quien la ofrece, no puede ser un préstamo o ajena.

… conforme a lo que tengáis. Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. (2Cor 8)

No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. (2Sa 24:24)

  • Quien ofrenda asume voluntariamente y libremente esa obligación, sin ninguna reserva mental.

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre (2Cor 9:7)

Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, con ofrenda a Jehová (Exo 35:21)

Quien ofrenda, debe ofrecer “holocausto u ofrenda del todo quemada;” es decir, perder todo derecho a ella, “echa tu pan sobre las aguas…” Así el Señor podrá hacer libremente Su obra como Él quiere, sin ninguna censura.

Por supuesto, esta obra es hecha por medio del ministro que administra la ofrenda en lugar del Señor. Cabe decir que ningún ministro puede ejercer autoridad sobre quienes ofrecen sacrificio: “los reyes de las naciones ejercen autoridad, pero no sera así entre ustedes…” El ministro no debe entrar en acuerdos con los feligreses para que las contribuciones nunca lleguen a ser por obligación o exigencia, sino por fe y para fe.

Pero ya estando la ofrenda en manos del ministro, este tiene y ejerce autoridad sobre la ofrenda que se ofrece voluntariamente, para hacer con ella lo que el Espíritu Santo le indique.

… para llevar este donativo, que es administrado por nosotros para gloria del Señor… evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos… procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres. (2Cor 8)

El Uso de La Ofrenda

“Compra lo que necesitamos” pensaron los discípulos; pues el Señor de la bolsa, la cual administraba Judas, hacía uso de las ofrendas que entraban a Su ministerio. Aquí se expresa implícitamente el derecho del ministro en hacer uso de ello para su sustento y/o necesidad.

¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? ( 1Co 9:4)

¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? (1Co 9:7)

Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? (1Co 9:11)

“… o que diese algo a los pobres.” El segundo uso de las ofrendas esta expreso en esta asunción de los discípulos.  El ministro debe hacer uso de las ofrendas para consolar y suplir lo que al cuerpo hace falta. El ejercicio de la Piedad es la esencia del ministerio y la practica de la “religión pura y sin macula…”

El ministro suple su necesidad primero pues él es el vehículo, el transmisor del Evangelio y de los beneficios espirituales del Señor. “… pero hazme a mí primero…” dijo Elías a la viuda. Luego el hombre de Dios suplió la necesidad de ella: “Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.”

De igual manera, la Iglesia primitiva ejercía la “distribución diaria” de todas las ofrendas y suplía a los necesitados de tal manera que “no había entre ellos ningún necesitado“.

Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea (Hec 11:29)

En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir. (Hec 20:35)

Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer. (Gal 2:10)

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones… (Sant 1:27)

Las ofrendas que entran al tesoro del Señor tienen un carácter y requisitos para su uso. Estos requisitos están expresos en las doctrinas de Jesucristo y sus apóstoles; y en la practica de la Iglesia primitiva.

One thought on “El Carácter y Uso de La Ofrenda

Leave a Reply